SCM Player

12/12/11

sin razón

Estela ayer clavó un cuchillo en la garganta de un hombre alto, vestido de blanco, sobre el que resaltó la sangre, que comenzó a brotar como sale el agua de una tubería rota. La razón todavía la desconoce.
Tiene sangre en sus manos, en el cuerpo y en el suelo. Unas gotas imborrables que adivinan a primera vista, que allí se ha matado a un hombre.
A un hombre inocente. Está segura que se trataba de un hombre inocente. Aunque todavía no recuerda quién era. Pero es culpable. Aunque sin testigos. Eso le procura tiempo para pensar en cuanto se tranquilice.
Pero su mente sólo es capaz de repetir una y otra vez cómo se  abalanzó sobre un hombre mucho más corpulento que ella y le clavó en la garganta el cuchillo que llevaba en sus manos, sintiendo el crujido de sus huesos, tal y como lo oye cuando trocea un pollo. Y la sangre le salpica en las manos y en la cara.
Se siente fugitiva. Mil dudas sobre su culpabilidad. Se siente incapaz de cargar con la muerte de un hombre sin la condena social, y al mismo tiempo, de sacrificar su libertad por la muerte de un hombre al que todavía no recuerda. 
No sabe si era su hermano, su amante, un vecino, el panadero o el cartero.
. . . . . . . .
Acaban de abrir una puerta.  Se encuentra en una habitación con azulejos blancos, techo blanco y quizás, algunas motas rojas. Está acostada. No puede moverse. Lo intenta. No. No puedo moverse. Se acerca una mujer, le mira a los ojos y dice algo. No la oye o no la entiende. Siente un pinchazo en el brazo y un dolor corto pero intenso.
Las gotas de sangre se evaporan. El lecho donde se encuentro flota, y  los azulejos se despegan y se suspenden por la habitación. Su cuerpo se desintegra lentamente. Millones de moléculas pululan por un espacio azul, color del mar. Estela siente su alma elevarse y desaparecer hacia el Norte.

12 comentarios:

  1. Complicada pintaba la cosa. ...Moraleja: Nunca acuchilles a un desconocido vestido de blanco .. Beso Verónica.

    ResponderEliminar
  2. Que tenga buen viaje.
    Era rehén de su mente.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. y porque hacia el norte?? al sur!!! aquí más calentita....

    ResponderEliminar
  4. A mente da gente por vezes nos assombra. Gostei do conto. Beijos e ótima semana.

    ResponderEliminar
  5. Isso é um pesadelo (rss). A faca é arma perigosa.

    Bjs.

    ResponderEliminar
  6. Juana la Loca*:
    Creo que Estela era de Galicia, por eso la mandaron al Norte... ;-)

    ResponderEliminar
  7. ·♥ Smareis ♥。:
    Os mistérios da mente são inescrutables... ;-)

    beijos e ótima semana

    Marilene*:
    Os pesadelos acaba acordando acima.. mas realidade não termina sono... ;-)

    beijos e ótima semana

    ResponderEliminar
  8. Buen suspense,para una vez que es ella la asesina no la vamos a culpar demasiado jeje,Vestirse de blanco antes de morir desangrado no es la ropa más apropiada para ese momento,con lo escandalosa que es la sangre,pero que sabría él.
    Ya me dirás si se encuentra en un manicomio y le han inyectado una potente droga o es pena de muerte por eutanasia.Sácame de dudas.Un beso Lucrecia.

    ResponderEliminar
  9. Cabalgando en brazos de la locura.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. ogni giorno mi piace di più, sei estravagante y piena di imaginazione e talento--- dovresti scrivere un libro!!!!
    baciiiiiiiiiiiii

    ResponderEliminar
  11. Tendría sus motivos sobrados para acuchillar a ese demente vestido de blanco
    Estaría molestando

    ResponderEliminar
  12. Tienes razón Maruxela. Posiblemente ese loco la molestaba a Estela y la pobrecilla tuvo que acuchillarlo...

    ;-)

    ResponderEliminar

Se aceptan elogios, caricias y maullidos.