SCM Player

20/5/10

La Azafata




Siempre he considerado que mi peor defecto es el egoísmo. Esa conducta convertiría mi profesión en una curiosa y absoluta ironía, ya que los últimos ocho años de mi vida, me he dedicado básicamente a servir a otros. No ha sido una cantidad desdeñable. Varias decenas de miles de pasajeros en cientos de vuelos internacionales.

Aunque la mayoría de la gente común cree que la finalidad de la tripulación de un avión, es la de servirles comidas y bebidas, están en un error de juicio, causado por una evaluación superficial. No saben que la misión primordial de los tripulantes de cabina, para lo cual fueron entrenados, es la de mantener el orden y el control para cualquier eventualidad que ponga en situación de riesgo al vuelo, el avión o los pasajeros.

Al comenzar a trabajar como auxiliar de vuelo, me ví obligada a cambiar mi carácter por completo. Para dedicarse a esta profesión una tiene que demostrar una gran vocación de servicio y mucha amabilidad para lidiar con los pasajeros, quienes son la razón de ser de nuestra existencia a bordo de un avión. Cuando comencé a volar con mi primera aerolínea, tenía una forma de ser muy distinta a la que debería poseer el prototipo ideal de una azafata.

Fué así que ya desempeñándome como auxiliar de vuelo, decidí mejorar mi calidad humana y profesional. Comencé a anteponer las necesidades de otros por encima de las mías. Gracias a esta profesión llegué a recorrer y conocer tres continentes y decenas de ciudades alrededor del globo. Un sueño que jamás siquiera había imaginado y que probablemente nunca hubiera conseguido de haberme quedado en mi país.

Pese al tiempo limitado que las tripulaciones descansan en algunas escalas, para aguardar el regreso o la continuidad del vuelo, he cosechado muchos amigos por distintas ciudades del mundo. En algunos bares o clubes de las mismas , nuestro amigo el camarero, me servía las bebidas en copas con mi nombre grabado en ellas.

A pesar de que muchos crean que durante su carrera como azafata una ha experimentado las mas excitantes y aterradoras aventuras, viajando a miles de metros de altura, tendré que decepcionar a muchos, pues la mayoría de esas circunstancias no suelen ocurrir. En mi caso solo podría narrar un aterrizaje forzoso por fallas mecánicas, sin consecuencias, una muerte repentina y un intento fallido de suicidio de un pasajero. Ninguno del resto de los pasajeros se dió cuenta de lo sucedido, pues el vuelo estaba lleno, la mayoría de las luces iban apagadas y muchos ya dormían.
Tuve que sobreponerme inmediatamente al impacto de lo presenciado y volver a mi puesto en la parte frontal del avión.

Dado el elevadísimo nivel de seguridad que tienen hoy los vuelos, debido a las rigurosas inspecciones técnicas y exámenes de control a los cuales se someten las aeronaves y el personal, nuestras tareas terminan catalogándose como las del servicio y el confort y nosotras, involuntarias camareras del aire.

Hoy, el avión, es el medio de transporte mas seguro del mundo.
Cuando se produce un accidente de aviación, los medios de información, lo difunden dramática y repetidamente a todo el globo.
Nadie dice que diariamente mas de cien mil vuelos comerciales despegan de los aeropuertos del mundo y llegan a su destino sin novedad. Eso no es noticia. Es lo normal.

11 comentarios:

  1. Volando con Lucrecia Borgia, uhmmm!!!
    ¿De verdad es usted tan buena con los pasajeros?
    Bssitos

    ResponderEliminar
  2. Yo he tenido la suerte de volar mucho free, de volar en la cabina de los pilotos y de tener ciertos privilegios con la tripulación pues mi exmujer es Sobrecargo de Iberia y lleva en la compañía desde el año 86. He viajado y visto mil historia dentro del tubo. Se bien lo que dices aquí y estoy de acuerdo de la difusión de los medios. También se que la gente os considera "camareras de avión" y no tiene ni idea de vuestras responsabilidades y entrega al oficio. Yo creo que nunca habría podido ser auxilar con esos horarios y sobretodo aguantar a tantos pasajeros hostiles durante tantas horas y tanto trabajo. Cuando hay retrasos, huelgas, etc, La gente se cree en el derecho de "machacaros" como si fuese vuestra culpa, cuando lo que quereis es iros a casa a descansar de un día duro, cuando lo que intentais cada día es hacerles la vida más facil, más apacible.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. ¿Esta sí es tu hhistoria? ¿Y la foto?

    ResponderEliminar
  4. Me parece loable su esfuerzo por cambiar su carácter. Debo decir que un importante número de sus colegas (no quiero generalizar) no lo han hecho o lo han olvidado.
    Deduzco por su entrada que los pasajeros debemos estar contentos de que se hayan convertido en camareras en el aire. Por mi parte, ojalá nunca tengan que cumplir esa función para la que están preparadas en un vuelo en el que yo viaje.
    Ah, y si viene por Santiago, avise, para tomarnos un café.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. chon: yo siempre he sido muy buena, volando por los cielos o caminando por la tierra.

    Bss

    Antonio: En este trabajo te tienes que adaptar y lidiar con las personas, aceptar las responsabilidades y los contratiempos y siempre con una sonrisa en el rostro. Pero solo el volar te paga todo ese sacrificio.

    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Lucrecia, me ha gustado ese arrebato de autocritica al principio del post, pero vás y te lo cargas al finál con lo de "yo soy muy buena...".

    Conpletamente de acuerdo contigo en cuanto a la seguridád aérea. Es practicamente insuperable, y lo que poca gente sabe es la inversión en seguridad que realizan las compañias aéreas, tanto en revisiones programadas del materiál volante, como en formación del personál de vuelo y de los equipos de tierra.

    Un cordiál saludo.

    ResponderEliminar
  7. Pilar: tengo una amiga (ex-azafata), que conozco hace tiempo, con la que a veces nos encontramos a tomar un café en el aeropuerto donde trabajo hace varios años y aprovechamos para contarnos nuestras anécdotas aeronáuticas y familiares. Este es el resultado de alguna de esas charlas.

    Un beso


    Alís: El esfuerzo es loable cuando sirve para mejorar positivamente la filosofía de vida de uno. Los trabajos en relación directa al público o pasajeros son parecidos. Hay que saber comportarse y tratarlos con filosofía y buena onda y seguir adelante, especialmente en el mundo aeronáutico donde son tan irritativas las demoras e inconvenientes que siempre existen con los vuelos, por distintas razones que los pasajeros nunca entienden.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Rodericus: Una vez escuché una frase: “Es tan difícil verse a uno mismo como mirar para atrás sin volverse.” Hoy se hace una gran inversión en seguridad en la aeronavegación y siempre parece que falta algo. Por eso siempre repito, que el medio de transporte mas seguro es el avión.

    Un Abrazo

    ResponderEliminar
  9. Yo, Lucrecia, desde que Iberia ya no son las Líneas Aéreas de España, han puesto "azafatos", y se ha instaurado la tercera clase o clase turista (valga el eufemismo), procuro volar sólo en clase business.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  10. Carlos Fox: Los "azafatos" también son amables. Vuela en clase turista!


    Besos

    ResponderEliminar
  11. Pues expresas muy bien lo qu equieres contar...

    ResponderEliminar

Se aceptan elogios, caricias y maullidos.