SCM Player

5/10/13

atracción fatal




Cuando abrió la puerta de la habitación y lo vio, recostado en la cama, supo que su vida
tomaría un giro. Tal vez fue la forma en que la miró. Todo había comenzado un tiempo atrás.
Un cruce de caminos, un encuentro casual. Inmediatamente sintió la atracción, como un
imán. Algo dentro suyo la llevó a desoir los consejos tan grabados en su memoria:
"no te apartes de tu camino", "no hables con extraños", "no seas tan confiada",
 "pueden lastimarte". 
Nada de eso le importó. Hasta olvidó su objetivo. Todo lo demás podía esperar.
Ahora estaban ahí, frente a frente. Palpó el engaño junto con el aroma a incienso. 
Supo que para él, ella era una más. No le importó. Siguió. Siguió avanzando... 
El magnetismo era fuerte. Apenas él le cogió la mano y la atrajo suavemente, sintió el
contacto con esa piel. Un grito intentó salir de su garganta, pero no pudo. 
Ya era tarde para huir. Sólo cerró los ojos y se dejó llevar.
Dejó que la besara, que la mordisqueara...
Y que la comiera, hasta el final.

18 comentarios:

  1. Era un lobo hambriento y al ver semejantes par de ubres, como las de la foto, no pudo hacer otra cosa que hincarle el diente. El pobre se encontró con implantes de silicona y poca carne...
    Besos, Lucre.

    ResponderEliminar
  2. Antropofagia llaman a eso pero así en crudo y sin aliñar ni naaa, un poco duro de digerir puede resultar esa dama.

    ResponderEliminar
  3. No me extraña nada que el lobo mordiera a esa caperucita roja tan apetitosa. No se puede andar por el bosque con esa vestimenta.

    ResponderEliminar
  4. si el lobo se come esa caperucita, se intoxica con las siliconas!

    ResponderEliminar
  5. prefiero mil veces a un lobo que aun borrego creyéndose lobo jajaja
    abrazos

    ResponderEliminar
  6. hay veces que aunque ves el peligro, te atrae, hasta viendo que el final no va a ser feliz como en los cuentos...

    ResponderEliminar
  7. En el fondo, alguna vez o en cierta ocasión, todas queremos ser una inocente e incrédula Caperucita jaja

    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Tengo hambre, doña Lucrecia... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Coincido con los comentarios de la silicona. Ugh, qué asquete. Sería perfecta con los pechos pequeñitos. Y eso de que no hay carne, que han escrito por ahí... anda que no hay carne! Carne para años!

    ResponderEliminar
  10. No la juzgo. Cuando encuentras a alguien que te come bien hay que dejar que lo haga hasta el final, sin prejuicios, ni dudas.

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Gracias a tod@s por vuestros solidarios comentarios en favor de la inocencia y castidad de la Caperucita Roja del bosque.

    abrazos y buena semana para tod@s

    ResponderEliminar
  12. Cuanta verdad tenian esos consejos, pero bueno se dejo llevar
    Abrazo

    ResponderEliminar
  13. A veces, la mejor manera de superar las tentaciones, es caer de lleno en ellas.
    Yo también me "comería" a la caperucita de la foto, ¡¡ que barbaridad !!.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Sí, sí, tendrá siliconas y todo, pero tiene tremendo lomazo. ¿Te imaginas cómo incremento mis ventas si voy así a ver a los gauchos?
    Yo estoy a favor de las cirugías, todo lo que sea para verme mejor…¡Bienvenido sea! (Y que me coman los lobos jaja)

    Besos, maucks!

    ResponderEliminar
  15. En este instante, mientras te escribo, se escucha el parlante de un circo de mala-muerte que está en la ciudad, y hablan del payaso “Fiorito”….¡Vaya nombre pelotudo!

    ResponderEliminar
  16. ¡Qué lindo!... de chica me llevaban al circo y me emocionaba viendo a la trapecista y a la chica que iba parada sobre el caballo corriendo sobre la pista... si me llevas a ver al payaso Fiorito, yo te presento al Lobo...

    muackss!

    ResponderEliminar

Se aceptan elogios, caricias y maullidos.