SCM Player

14/10/13

aspirinas


Juan no podía encontrar las aspirinas. Buscó por toda la casa, pero fue inútil. 
Como siempre, una ráfaga de maldiciones y juramentos se estrellaban contra las paredes.
En el cénit de la cólera gritó que asesinaría a alguien. Sabían que estas locuras sucedían cuando estaba bajo los efectos de los nervios. Una vez mas su familia, conocedora de sus ataques, empezó a buscar por todos lados para tranquilizarlo. No hubo sitio donde mano, ojo, o intuición, se lanzara con fines perentorios. Su hostilidad aumentaba mientras observaba la febril actividad, sentado en medio de la sala.  No tenían cautela a la hora de revolver todo y el ruido que producían solo contribuía a alterar mas sus nervios. 
Elena, su mujer, fue la única que se percató y trató de aminorar el ruido. Pero fue tarde.
Juan se levantó y se arrojó sobre ella. La cogió de los brazos y la mordió en el cuello, hasta hacerla gritar de dolor. La soltó y fué a la cocina. 
Volvió con un cuchillo en su mano. 
Un silencio expectante cubrió la escena. Todos contenían la respiración. Juan empuñó el cuchillo y lo alzó como para descargarlo sobre Elena. Pero en ese instante, se detuvo y miró a su alrededor como  comprendiendo lo absurdo y grotesco de la situación. Entonces, soltó el cuchillo y lentamente introdujo la mano derecha en el bolsillo 
trasero de su pantalón y ante el estupor propio y general de los presentes, apareció el frasco de aspirinas.
Juan, como hipnotizado, lo miró, lo abrió y sin dudar, tragó dos. 
Como lo había recetado el médico anteriormente...

30 comentarios:

  1. Creo que Juan necesita algo más fuerte que las aspirinas. Sin duda, lo llevaría a otro médico.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. Debería tragarse tres o cuatro, dos no parece suficiente...

      abrazo

      Eliminar
  2. hombres... no? la histeria no es solo femenina... salu2...

    ResponderEliminar
  3. las adicciones siempre provocan dolor de cabeza
    ;)

    abrazos y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A algunos les da dolor de cabeza. Otros pierden la cabeza.

      abrazos y buena semana

      Eliminar
  4. ¿Ves? Después dicen que “a las mujeres siempre nos duele la cabeza”.
    Por ahí leyó que una aspira diaria previene el infarto y la impotencia sexual. ¿Era así? ;)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la famosa historia de la histeria, que ataca a las mujeres y a los hombres con impotencia sexual...

      besos

      Eliminar
  5. Como dice Alis, ese fulano necesista cambiar de médico, preferiblemente a un Psiquiatra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Trasnochando Don Carlos?...

      Eliminar
    2. Una mala noche, Doña Lucrecia.....

      Eliminar
  6. Este tipo más que una aspirina necesita un chaleco de fuerza.
    Besos, Lucre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Lo dices por los nervios de Juan?... un minuto de locura lo tiene cualquiera. Después de todo tuvo un final feliz...

      besos

      Eliminar
  7. Sigo pensando que el piloto alemán tiene razón.
    Deberías disculparte con él y con toda la nación alemana.
    Y también deberías como prueba de arrepentimiento cambiarte el nombre por el de Helga.
    Y pedir perdón con arrepentimiento sincero en la puerta de Brandenburgo.


    Recapacita.

    ResponderEliminar
  8. Ya sabes, Doña Lucrecia, que hay mucho pirado suelto deambulando por entre los normales. Y tú procura tener siempre a mano en casa media docena de cajas de ASPIRINAS, y a poder ser también pildoras "dormidoras".

    ResponderEliminar
  9. Lucrecia , estoy un poco desconcentrada. veo aspirinas por todos lados, Un beso.
    Feliz semana. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es normal Amapola. El relato se refiere a las aspirinas...

      un beso

      Eliminar
  10. Pobre Juan, yo lo entiendo perfectamente, si no encuentro en la nevera mi tableta de chocolate, saco la motosierra y ya imaginas lo demás...
    La aspirina me da acidez.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las tabletas de chocolate provocan histeria y oscurecen la piel...

      besos

      Eliminar
  11. Yo creo que Juan debería ingresarse,voluntariamente o no, en algún centro psiquiátrico. Las aspirinas no le solucionan ya el problema que tiene.

    Un beso, Lucrecia.

    ResponderEliminar
  12. Gracias a tod@s por vuestros sinceros deseos de estabilidad psíquica para Juan...

    abrazos y buena semana para tod@s

    ResponderEliminar
  13. Juan necesita algo más fuerte que un par de aspirinas y Elena, un buen abogado jajaja

    Besosssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elena se ha separado y está buscando una nueva pareja que no tome aspirinas...

      besoss

      Eliminar
  14. La adicción lo volvió loco signorina.
    O lo tratan para la memoria o la tragedia está servida..
    Venden las aspirinas en frasco???

    Beso

    Sicilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. Pobre Juan... ahora le están dando Vinpocetina, para estimular la memoria. Las aspirinas en frasco son norteamericanas...

      baci

      Eliminar
  15. La adicción lo volvió loco signorina.
    O lo tratan para la memoria o la tragedia está servida..
    Venden las aspirinas en frasco???

    Beso

    Sicilia

    ResponderEliminar
  16. Juan lo que necesita es que lo lleven al manicomio!! y yo le cambiaba las aspirinas por cianuro!!

    ResponderEliminar
  17. Lucrecia, por fin he dejado de ver aspirinas, ya solo veo el frasco.
    Y si te soy sincera , estoy un poco preocupada ya.
    :(
    Un beso. Feliz semana.
    Nadie necesita aspirinas...
    Un abrazo.

    Menos Juan, claro¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amapola: por favor, no mires mas esta entrada. Vas a acabar con aspirinatosis aguda. Descansa un poco. En unos minutos voy a publicar un nuevo post completamente distinto...

      un abrazo para ti

      Eliminar
  18. Una buena cachiporra a este tarambana... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Más que cambiar la medicación lo que necesita este hombre es, por un tiempo, cambiar de familia, de vivienda y de medicación. Tal vez, para empezar, aislarlo en un centro de salud mental sería una solución rápida y por un tiempo limitado. Después ya se vería la evolución.

    un abrazo

    ResponderEliminar

Se aceptan elogios, caricias y maullidos.