SCM Player

11/12/10

Paseando Por Madrid


Cuando voy paseando por Madrid, sin prisas, me gusta mirar y fijarme en todo lo que me rodea, en las gentes, en los coches, en los edificios.
Hace unos días me ocurrió un hecho muy curioso y divertido...
Me detuve ante un edificio y me puse a mirar para arriba.

De repente un señor llegó a mi lado y empezó también a mirar... yo me quedé extrañada, pero decidí ver que ocurría.
Una señora venía calle abajo paseando a uno de esos perros que si no te fijas bien le pisas, llegó hasta nosotros y también se puso a mirar.

–¿Qué sucede ahí arriba?, preguntó un hombre con una gran barba que pasó a nuestro lado.
–Sale humo de la ventana del segundo a la derecha-, contestó la señora del perrito.
–No, es alguien que se quiere tirar de la quinta planta–, dijo una señora que venía con un carrito de la compra. –Vamos a buscar unas mantas por si acaso!-
–Que alguien llame a los bomberos, hay un perro en esa ventana del último piso!–  gritó otro hombre, entrecerrando los ojos y ajustándose unas gafas cuadradas.

Unas colegialas que alborotaban toda la calle también se detuvieron a mirar.
– ¡Un móvil, un móvil!–, gritó desenfrenada la señora del carro de la compra.
– ¿Que son esas luces?-, farfullaba un joven al ritmo que le marcaba la música que oía con sus cascos y sin parar de contonearse–.

– ¡No te tires, no te tires que la vida es bella! –, gritaba a pleno pulmón y toda excitada una monja que llegó presurosa.
 Cada vez había más gente.
–¡Un médico!-, gritaron a coro dos o tres de las personas que se arremolinaban a mi alrededor.
–Empieza a salir humo por el portal...–,  dijo el señor de las gafas, mientras intentaba sin éxito ajustárselas a las orejas.

Al llegar este momento y sin poder contener la risa, decidí alejarme sin que me vieran. 
Lo que está claro es que he decidido no volver a detenerme delante de ningún sitio.

No vaya a ser que por mi culpa se organice otro alboroto, o quizás si...

8 comentarios:

  1. No se si será verdad o ficción tu relato, pero es cierto que te pones a mirar y todo el mundo pica!! jajajaja

    ResponderEliminar
  2. Solo hay que mirar poniendo cara de concentración.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Esto te pasa, Lucrecia, por pasear por Madrid. Si pasearas por la Luna, estas cosas no te ocurrirían.

    ¡Besos lunares, que no lunáticos!

    ResponderEliminar
  4. Es aquello de: mira!!! un burro volando...

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. O tal vez te caiga el perro del último piso ensima de tiiiiiii.
    jijijijii.
    Lokilla.
    Besos para ti.
    mar

    ResponderEliminar
  6. Los bomberos tienen más salidas por rescates que por incendios.
    El humo es una combustión incompleta.
    La Revolución Francesa se debió a que hubo una época de crisis y los aristócratas pedían los mismos impuestos a los más jodidos.
    Mira al cielo, mira!

    ResponderEliminar
  7. Juana la Loca*:

    Basta que te detengas un minuto en la calle mirando para arriba, para estar rodeada de gente haciendo lo mismo...

    Rodericus*:

    Hay que mirar bien concentrada y enseguida tienes una reunión callejera... ;-)

    un beso callejero

    Carlos Fox*:

    Si estás mucho tiempo en la calle provocando un alboroto, enseguida llega "The Police"...;-)

    un beso lunar

    Toro Salvaje*:

    Conozco varias personas que me han dicho que han visto un burro volando... debe ser cierto... ;-)

    un beso callejero

    Mar*:

    Me fuí rápido por temor a que me caiga el perro encima y luego me acusen de perricidio!... ;-)

    Bixen*:

    La Revolución Francesa ocurrió porque María Antonieta lanzó un perro por el balcón del castillo y en ese momento pasaba por debajo Robespierre y le cayó en la cabeza, entonces exclamó indignado: "A estos nobles malvados le voy a cortar la cabeza!"

    un saludo guillotinado

    ResponderEliminar
  8. ¿Seguro que no volverás a hacerlo?
    Pues parece muy divertido.

    Gracias por la sonrisa

    Besos

    ResponderEliminar

Se aceptan elogios, caricias y maullidos.