SCM Player

17/7/10

El Perro Rosado



Era una noche calurosa. Juan se detuvo a sentarse en los jardines del parque, descansando del trajín de ese día en la oficina. Encendió un cigarrillo y le dió la primer pitada con satisfacción. Cuando iba a repetir la maniobra, la señora con su perro llegó lentamente y se sentó en el otro extremo del asiento.

La expresión de su rostro, su aire, su ropa y su anillo, le indicaron que era una señora, que estaba casada, y que era la primera vez que estaba en la ciudad.
Cuando la señora del perro se sentó a su lado, recordó esas historias de conquistas fáciles y lo acosó el pensamiento de una dulce y ligera aventura amorosa.

Llamó amigablemente con un corto silbido al perro, y cuando este se acercó con expresión desconfiada, él lo acarició con su mano. El perro gruñó. Juan volvió a pasarle la mano por la cabeza ...
Entonces se dió cuenta del insólito color del pelo del perro.
¿El color es natural o tiene tintura?, preguntó incómodo.

La señora miró hacia él, bajando en seguida los ojos.
-No, es de una raza asiática- contestó. -No muerde...- agregó, y se sonrojó.

-¿Le puedo dar un hueso?- preguntó Juan. Como ella asintiera con la cabeza, él sonrió turbado.(no tenía ningún hueso...)
-¿Está de paso por la ciudad?. -Sí, llegué hace unos días-, dijo la mujer.

-Abstraído por la conversación, sin mirarlo, extendió otra vez su mano, intentando acariciar nuevamente al extraño perro.

....................

El dolor de la repentina mordida en su mano, lo dejó paralizado y mudo. La sangre comenzó a deslizarse por sus dedos e iba formando un charco en el suelo.
La sorpresa no le permitía coordinar una palabra, un reproche, mientras la sangre seguía fluyendo.
La mujer, confundida, dijo -Lo siento, es la primera vez que reacciona de esa manera... no lo entiendo...- ¿se siente bien?

Un corto silencio siguió a estas palabras.
Luego se levantó y titubeando le dijo: -Me tengo que ir, se me hizo tarde...-.
Sin mas comentarios, giró y se fué con su perro.

Juan se quedó mirándola, sorprendido, mientras envolvía su mano con un pañuelo que se iba tiñendo de color rosado.

Apuró el paso para ir al hospital cercano para curar su mano, mientras pensaba:
¿Como se le había ocurrido a esa mujer tener un perro con ese color horrible?

4 comentarios:

  1. Respueta del médico de guardia.

    -¿ Con que ha sido un perro de colór rosa?. Mire, cuando acabemos con las suturas, le vamos a realizár un análisis toxicológico, mas vale prevenír.....

    ResponderEliminar
  2. Un pelín mala-bestia la dueña, eso con un bozal de ropa que limitan la apertura de la boca del animalito y listo.

    ¡Hay que ver!

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que el perro le leyó las intenciones...
    Y ella, muy responsable no es, desde luego

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Rodericus * Carlos * Alís* :

    Los perros rosados son muy peligrosos. No es aconsejable intentar acariciarlos y menos cuando pertenece a un desconocido. En el caso de Juan, en su afán encubierto de simpatizar con la señora desconocida, cometió el error de pretender amistad con el perro rosado. Yo que tengo dos perritas y conozco algo de perros, les aconsejo que si desean acariciar o tocar sin riesgo algún perro, lo hagan únicamente con los perros verdes. ;-)

    Un beso canino a los tres !

    ResponderEliminar

Se aceptan elogios, caricias y maullidos.