SCM Player

19/2/14

suicidio



Marisa nunca había tenido una pecera en su casa. Hasta que, una vez, la sorprendieron con un lindo pececito, rojo y amarillo. Se lo trajeron de regalo de cumpleaños y lo había puesto en una pecera chica, en el balcón del sexto piso.  Luego de una breve reunión familiar, se decidió llamarlo Felipe. 
Su madre y la tía Rosa, lo visitaban todos los días y lo miraban y le hablaban con admiración. Lo ubicaron junto a una ventana cuyo vidrio era esmerilado, así que el pobre ni siquiera llegaba a tener vista al apartamento de enfrente.
No se quejaba, ni parecía advertir su lamentable suerte. 
Al contrario, se lo veía tranquilo, nadando como si nada. No flotaba ni lucía cansado. Su naturaleza lo hacía moverse mecánicamente.
Ese día, mientras la tía Rosa,  estaba cambiando el agua de la pecera y la ventana estaba abierta, y le estaba dando la receta del brócoli a la crema a la vecina de enfrente ... entonces Felipe, en un descuido, quizá cansado de su solitaria y estrecha vida, se suicidó...

33 comentarios:

  1. Pues pobrecito.
    Que su alma descanse en la gloria, Un abrazo, Lucrecia.

    Tal vez deberían de haberlo echado por la tubería, no sé. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo echaron. Tomó la decisión él solo.

      un beso

      Eliminar
  2. que pena !!!
    es bien monótona la vida de los peces en pecera

    abrazos y mil gracias por tu saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La monotonía a veces nos lleva a tomar decisiones inesperadas.

      abrazo

      Eliminar
  3. Anónimo4:09 a. m.

    is an honor to read you . kisses albert

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thank you for reading and commenting, albert.

      kisses

      Eliminar
  4. No me extraña, brocoli a la cema. . . Puaggggg.

    Un beso alhorno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando Felipe escucho "brócoli", no soportó mas y se lanzó al vacío...

      un beso

      Eliminar
  5. Al pez Felipe le tenian harto las charletas cotorriles de tía Rosa e hizo lo que cualquier ente vivo puede hacer : tirarse por la ventana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pobre Felipe estaba harto de las charletas de la tía Rosa y decidió ponerle un punto final.

      Eliminar
  6. Se suicidó porque se enteró que su novia, una pescadilla Argentina, había sido cocinada en un restaurante de Buenos Aires.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se suicidó porque hacía mucho tiempo que no la veía y no soportó la soledad.

      besos

      Eliminar
  7. debe ser muy triste vivir en sitio tan pequeño como una pecera, muy rutinario.... normal que el propio Felipe quisiera dejar aquella vida tan triste

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era una vida muy triste y decidió ponerle punto final.

      Eliminar
  8. estan seguros de que fue suicidio? dejó acaso una nota explicando su decisión? deberían interrogar a la tía rosa! nunca confié en ella... (es dificil confiar en alguien que posee, y distribuye, la verdadera receta del bróculi a la crema).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tía Rosa cuando charlaba con la vecina era muy descuidada. Seguro que ella fue la culpable de su muerte...

      Eliminar
  9. El Felipe, al entender que la receta llevaba pescado, decidió tirarse por la ventana, una muerte menos cruel que cocido en agua hirviendo con brócoli.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando escuchó la receta de la tía Rosa, creyó que en la próxima receta estaría él y no lo resistió.

      Eliminar
  10. Parece que la memoria de los peces, al menos la de Felipe, no es tan efímera como se cree.
    En todo caso, para vivir así, mejor dar un gran salto a la muerte.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cansado de su encierro, Felipe decidió dar un salto hacia una nueva vida...

      un beso

      Eliminar
  11. Creo que nuestra vida no es tan distinta de la que lleva Felipe. Vivimos encerrados en una rutina, una vida continua y en general, repetida, periódica y copiada. Y nuestro suicidio es el equivalente a quien deja todo y emprende una vida totalmente diferente. Pocas personas son tan valientes.

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La rutina es muy mala compañera y nos puede llevar a tomar decisiones desesperadas y sin retorno.

      un abrazo

      Eliminar
  12. Pobre Felipe que decision
    Abrazos

    ResponderEliminar
  13. Boa Noite Lucrecia!
    Saudade de ti!
    Depois de um tempinho ausente, aqui estou.
    Gostei d postagem!
    Coitado do Felipe!
    Adorei o peixinho risos!
    Um abraço com carinho, e ótima semana!
    Beijos grande!(•~?•~)? ? ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olá Smareis! Bem-vinda, um grande abraço e obrigada por passar e comentar.
      Abraço e ótima semana para você

      beijos grande

      Eliminar
  14. Pues sí, una existencia en solitario, encerrado y con olor a brócoli es como para plantearse aprovechar la primera oportunidad que surge de escapar. Descanse en paz, Felipe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Felipe no tuvo alternativa. Si no se suicidaba, el próximo plato con brócoli podía ser el.

      Eliminar
  15. pero como? si yo vi en películas que se van al mar mas cercano...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí no había ningún mar. El se lanzó al vacío y su alma se fue al mar...

      Eliminar
  16. Yo he tenido peces, Lucrecia y no he visto a ninguno suicidarse , Besos.
    Solamente morían cuando les comían los demás.

    Preciosa entrada, enhorabuena.

    ResponderEliminar
  17. Sin embargo los brócolis a la crema sin ricos... Tal vez Felipe, aburrido de su rutina de girar en la pecera, quiso saber cómo se cocinaban y fue a chusmear...
    Besos, Lucre.

    ResponderEliminar
  18. Mi pececillo, llamado María, se suicidó absorto en la tele.

    ResponderEliminar

Se aceptan elogios, caricias y maullidos.