SCM Player

13/1/14

encuentros


Anacleto entra a un bar en el barrio La Latina. 
Apenas atraviesa el umbral, una mujer de papel lo coge del brazo y avanzan. A medida que avanzan en la profundidad del lugar, la mujer va ganando en volumen y realismo. 
Ahora es muy bella y tiene su cuerpo lleno de inscripciones hechas con un bolígrafo rojo, aparentemente por los clientes anteriores. 
Le pregunta su nombre, pero la mujer no le responde. Por fin llegan a una mesa y Anacleto se sienta. 
Observa, espera. Todo sucede de una manera muy extraña. El tiempo y las acciones se suceden a un ritmo ciclotímico e irreal.
El lugar esta iluminado por unas luces tenues que riegan sombras sobre las figuras difusas. 
Anacleto ha llegado hasta este sitio impulsado por una fuerza tan injustificable como la que estimula su accionar. Dentro de la quietud del salón, algo le sugiere que todo está en movimiento. Lo sobresalta el sonido de un silla a su lado y se sienta una larga barba. Pocos segundos después, llega su dueño y ocupa el mismo lugar. Este es un ser más bien parco y cargado de nostalgia. Por su luminosidad parece de otro mundo posible. El hombre se disculpa y argumenta que ha quedado en encontrarse con el mismo a esa misma hora en aquel lugar y señala el espejo. Su rostro sugiere que hace rato espera el encuentro. El bar tiene distintos entretenimientos para sus clientes. Una bailarina hindú, que danza sin cesar descalza entre las mesas, un ventrílocuo mudo y prostitutas rusas, que al contacto con un hombre se transforman en palomas. 
De pronto,  todo el lugar se ilumina de un color azul brillante y enceguecedor y Anacleto, la mujer de papel, el hombre de la barba larga, el espejo, las sombras, el ventrílocuo, las prostitutas, y la propia bailarina, desaparecen al mismo tiempo... 
Excepto dos palomas blancas... y un gato pelirrojo escondido debajo de una mesa.

*


лукреция   

42 comentarios:

  1. Anónimo1:12 a. m.

    hello lucrecia you 'i re a sweet cares each time i read you . kisses albert

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hi albert, thanks for your kind and nice comments.

      kisses

      Eliminar
  2. a los anacletos siempre le pasan cosas raras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. Pobres Anacletos!... siempre les pasan cosas raras en su vida...

      Eliminar
  3. todo es extraño y misterioso: no puede dejar de leerlo hasta el final

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos extraños relatos son muy atrapantes y no podemos evitar leerlos hasta el final.

      Eliminar
  4. todo puede pasar cuando el destino lleva un poquito de magia

    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando interviene la magia, el destino de algunos puede ser imprevisible.

      abrazo

      Eliminar
  5. Menuda trompa lllevaba el probe Anacleto.

    ResponderEliminar
  6. Javier, la trompa no la llevaba anacleto, sino Lucrecía que ha vuelto con el tintorro...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. DOÑA JUANA
      Ahora lo entiendo. La "probe" Lucrecia cada día más amarrada al tintorro.

      Eliminar
    2. Ni Anacleto ni yo, llevábamos ninguna trompa ni nadie bebe tintorro. Usen la lengua para analizar la calidad de las uvas...

      Eliminar
    3. no te enfades conmigo Lucrecia que yo te quiero mucho.... muackkkkk

      Eliminar
  7. Doy fe de que fue así.
    Yo estaba con Natasha, una bailarina del Cáucaso que me tiene robado el corazón.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te creo. Natasha es la bailarina mas solicitada en la Latina...

      besos

      Eliminar
  8. No me extraña nada la aventura de Anacleto; es normal en un agente secreto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como se dio cuenta que Anacleto era un agente secreto?...

      Eliminar
    2. Leyendo a Manuel Vazquez.

      Eliminar
    3. Manuel Vázquez Montalbán?... Ahora entiendo... Vd. era uno de los "fans" del detective Pepe Carvalho...

      Eliminar
  9. El gato pelirojo es debe tener unos 8 vidas...
    Ojalá en esta no se haya muerto.
    Me daría mucha pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes. El gato pelirrojo no murió. Quedó debajo de una mesa!

      besos

      Eliminar
    2. Pues sí que era listo¡
      :)

      Besos¡
      Un bello relato el tuyo, gracias por escribir.
      Un abrazo¡

      Eliminar
  10. La mujer de papal seguro que era de letras.
    Besos, Lucrecia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mujer de papel era escritora.

      besos

      Eliminar
  11. Desde la primera palabra, hasta el gato rojizo escondido, un solo cautivar de interés.
    Mágico , bello, ejemplo de excelente escritura creativa!!
    Me quito el sobrero ante usted señora escritora!!!!
    Me encanta!!!!!
    Besosss y linda semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gizela por tu amable comentario. No pierdas el sombrero que valen un potosí.

      besosss y feliz semana para ti

      Eliminar
  12. Respuestas
    1. Sí, es de papel, por eso es "la mujer de papel"...

      Eliminar
  13. A que el gato pelirrojo está agazapado al acecho para ver si se embucha a las dos palomas.
    Besosooooossssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que al gato se lo embuchó el dueño del bar...

      besosss

      Eliminar
  14. Anacleto debería cambiar de droga antes de salir por La Latina. O no, porque en realidad no es mal viaje el que le ofrece ese bar.
    A pesar de este comentario, me encantó este cuento tan surrealista. Lo más surrealista de todo, que las prostitutas rusas se conviertan en palomas al contacto con el hombre. Si así fuera, nuestros cielos (ahí, en España) estarían llenos de palomas.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque no lo creas, han descubierto en los parques de Madrid, bandadas de palomas que se arrullan y entienden el ruso...

      abrazo

      Eliminar
  15. Al final después de dar vueltas alrededor de la persona de Anacleto, creo que todo formaba parte de su imaginación. Tanto la mujer de papel, como la bailarina hundú, las prostitutas rusas, el hombre de barba... son pura ficción que la soledad inventa para hacer más llevadera una vida vacía y desolada.

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La soledad alimenta la imaginación y la fantasía.

      abrazo

      Eliminar
  16. ¿Y mi comentario? Se lo tragó la mujer de papel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O el hombre de la barba larga... o se lo enviaste a la lechuga...
      ¿?... ¡! ...

      Eliminar
    2. Ya fui a varios blogs, no lo veo, pero en alguno lo pegué. ¿Buscaste bien? Lo mandé después de Miguelo.
      No es que fuera muy interesante, decía algo parecido a…

      ¡Yo sabía que terminaría así, me veía venir ese final!
      Pobre ventrílocuo, y pobre Anacleto (no porque lo hayan convertido en paloma, sino por el nombrecito, hay madres crueles)
      Dice Tano que cuando puedas le pases la dirección del bar, igual ya le dije que esos pajarracos tienen piojos.
      (Acá no me acuerdo qué más decía) Luego te contaba que empecé a trabajar, que soy una vaca sofocada en la carretera, esta semana ya fui a ver a mis gauchos y tenían tremenda mala onda porque se les está secando la cosecha, y bla bla, si vas a comprar soja apúrate!
      ¿Estará embrujado el blog? ;)
      Besos de lechuga

      Eliminar
    3. Ultimamente estás perdiendo muchas cosas. Cuida de no perder tu inocencia en manos de algún hombre malo...;-)

      un abrazo

      Eliminar
  17. ten un precioso fin de semana LUCRE
    abrazos energéticos
    :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Elisa, mis mejores deseos para ti este fin de semana.

      abrazos

      Eliminar
  18. Entonces es cuando uno a uno se levantan y comienzan a contar su historia. O a seguir viviéndola.

    ResponderEliminar

Se aceptan elogios, caricias y maullidos.