SCM Player

9/11/13

Reina




En Viena nació. En Paris murió...
Treinta y ocho años de nobleza.
Reina consorte de Francia y de Navarra.
La sangre tibia. Un cabello le hace cosquillas en la mejilla.
A los pies del verdugo, la cabeza sonrió.

**
El 16 de octubre se cumplieron 220 años del infame asesinato de  María Antonieta de Austria, reina consorte de Francia y Navarra,  casada en 1770, a los catorce años con el entonces delfín y futuro Luis XVI de Francia, en un intento por estrechar los lazos entre dos enemigos históricos. Uno de los crímenes mas viles cometidos por esos seres llamados revolucionarios. La tan elogiada Revolución Francesa, por tantos y tantos desinformados y por los deformados en sus enseñanzas escolares, no sólo se trataba de hipócritas, desquiciados, vanidosos sino también unos pervertidos misóginos.
Enviaron a la guillotina a la reina,  que aunque no fue una mujer casta , fue una mujer valiente , amorosa madre, gran mujer, con fe en la iglesia, que aunque en su juventud cometió errores, los pagó con un sufrimiento inmenso y finalmente su cabeza y a miles de personas inocentes, a monjas, damas de edad avanzada porque asistían a misa clandestina, a niños y ancianos inválidos, por la barbarie de estos infames, que llevaron a una gran hambruna por la que murieron familias enteras.

**
En una deplorable carreta de madera es conducida a la Plaza de la Revolución. El gran martirio la ha aletargado. Pálida pero siempre Reina. En sus ropajes blancos, algo arrugados, parece una mujer mayor. Ella resignada coopera con los preparativos. A las 12.15 horas, cae la navaja. La Reina se desmaya al escuchar el ruido de la navaja que caía. Según el rito revolucionario, su cabeza, cuyos ojos parpadean todavía, es presentada al pueblo, cuya mayoría calla y se escuchan muy débiles e inseguros unos cuantos gritos de ¡Viva la República!...
María Antonieta fue enterrada en el cementerio popular de "la Madeleine" con la cabeza entre las piernas y 50 años después, fue exhumada y puesta en el lugar que le corresponde, la Basílica de Saint Denis.

**
Fue pura vanidad lo que causó la Revolución Francesa. La libertad fue sólo un pretexto.
("Qu'est ce qui a fait la Révolution ? La Vanité. La Liberté n'a été que le prétexte")
 Napoléon Bonaparte.

**


 ☮ 
Amor y Paz

9 comentarios:

  1. Todas las revoluciones albergan asesinos y revanchistas en su interior.

    Pero ten en cuenta que el desencadenante, fue sencillamente el hambre. Lo de la libertad, igualdad y fraternidad, se añadió después.

    No sabia de esta vena monárquica tuya, vaya.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. casada a los 14 años, en esa época no se hablaba de la pedofilia
    cuantas María Antonieta desde entonces y desde siempre han pagado con su vida
    el "pecado de ser mujer"

    triste historia LUCRE
    abtrazos

    ResponderEliminar
  3. Bueno, no tan solo por "vanidad" popular. Ya llevaban los gabachos unas centurias con hambrunas por falta de harina y excesivos impuestos que se los ponian para mantener a tanta morralla de vagos clérigos, duques y demás vividores de Corte.

    Esta pagó con la cabeza su poca consciencia de lo que sucedía a su alrededor, y su marido era un mameluco idéntico al Carlos IV que teniamos aquí, más dedicado a arreglar relojes que a saber qué sucedía en La France.

    ResponderEliminar
  4. :), bello relato. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Creo que todas la revoluciones nacen a costa de asesinatos...
    Un beso para ti.

    ResponderEliminar
  6. Emmm.. yo tb discrepo, q llevaban matando de hambre al pueblo siglos y ahogándoles a impuestos, vamos, lo mismo que ahora sólo que ahora no hay "huevos" para cortar cabezas (perdón q te veo mu susceptible con el tema)
    Las cosas empezaron a cambiar a partir de entonces, nació el liberalismo del cual, por supuesto soy participe hoy en día, la constitución, la división de poderes, y empezaron a joder a la Iglesia que no pagaba nada, tenía mucho, repartía menos y era un nido de pedrastras y puteros ... la pobre Maria Antonieta sólo tuvo la culpa de una cosa, equivocarse de época y de lugar.
    Un besito madame conservadora.

    ResponderEliminar
  7. A estas alturas salir en defensa del antiguo régimen me parece de aurora boreal. Esa reina con su corte vivía de sangrar a sus súbditos. Los brocados y pasamanerías de sus trajes contribuían a las hambrunas de su pueblo. Con la revolución se impuso la idea de que el gobierno es para el pueblo, no para que cuatro privilegiados vivan regalados.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias a tod@s por vuestros elogiosos comentarios.

    ResponderEliminar
  9. Voy a hablar en serio. Tienes el don de hacerme leer. Sí, porque sé que será interesante. No conocía la historia del entierro y luego el traslado a la Basílica, en sí no conozco muchas cosas, así que ya me enteré de algo nuevo.
    Un día me voy a comprar un vestido de esos, y me peinaré así, y te invitaré a tomar una cerveza (¿Queda más fino el té?) en la cafetería de la plaza principal de esta ciudad, adonde hay un montón de viejas copetudas con doble apellido. (Si el marido es conocido llevan el de él, si la del dinero es la familia pues mantienen el suyo)
    Besos
    Yo no tengo apellido jiji.
    Casi es la 1.00 a.m, me levanto a las 5.00 a.m y no tengo ni gota de sueño. Ay, Dios!

    ResponderEliminar

Se aceptan elogios, caricias y maullidos.