SCM Player

28/6/13

decisión tardía


Restaurante 5 estrellas.  Lugar: la cocina.
La cucaracha vio la mano del cocinero que caía sobre ella, demasiado tarde para escapar corriendo. Sin embargo, para las cucharachas el tiempo transcurre con extrema lentitud, así que aún pudo analizar otras formas de salvarse.
Primero pensó en razonar con la mano. Pero la mano no actuaba por su cuenta. 
Encima de ella había un antebrazo, un codo, un brazo, un hombro, todos en la tarea de enviar la mano a aplastarla.
Entonces pensó en razonar con el cerebro que supervisaba la acción. 
Pero en el cerebro del cocinero sólo habría prejuicios (”toda cucaracha debe morir”). 
Y un cerebro humano sería demasiado lento para cambiar de actitud.
Finalmente pensó en un Dios que pudiera detener al cocinero. La cucaracha no estaba segura de que hubiera un Dios, pero en momentos tan críticos, la sola posibilidad de 
Su existencia merecía ser explorada.
......
Se dispuso a iniciar una oración. Pero antes de llegar a ese paso definitivo, al Paso Trascendental, había perdido demasiado tiempo en la tarea burocrática de detenerse en cada punto intermedio. El razonamiento limitado y estrictamente secuencial que la había llevado a comprender que la mano obedecía a otros músculos, que obedecían a un cerebro, que obedecía a algo superior, le había quitado cada centésima de segundo disponible. Así, antes de que lograra siquiera encaminar sus pensamientos a ese Dios Eventual, ese Dios que de existir tal vez habría podido salvarla, ese Dios que, por otra parte, en caso de haber estado a priori dispuesto a salvarla, quizá la hubiera dotado de otro estilo de pensamiento. Antes de todo eso, la mano terminó su recorrido con un chasquido húmedo. Pero antes del último antes, ella había tomado una drástica y tardía decisión: "nunca mas vendré a este restaurante"...

22 comentarios:

  1. Jajaja... Lucrecia, fue muy divertido seguir el soliloquio de la cucaracha racional, que si hubiera sido menos pensante, más instintiva y con la rapidez que las caracteriza, hubiera podido esquivar la mano... e irse a jorobar a otro restaurante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ojalá el cocino atrape al horroroso pajarito azul y y lo hierva.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Si es que entre cocineros sádicos y "chefs" con deudas fiscales, la hostelería esta hecha unos zorros.

    Y acabas zampandote una tortilla decosntruida con salsa de cucaracha, a precio de caviar.

    Un beso al horno.

    ResponderEliminar
  4. Probe cucaracha, cuánto sufrimiento en suspense para terminar en rodajes y servida dentro de la ensalada a los comensales del restaurant.

    El pajarito te ha desbaratado los papeles de las estanterías de Portada.

    ResponderEliminar
  5. Bueno, en esa vida no volverá a hacerlo más...

    No se en otras...

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Aviso a los amigos y comentaristas en general:

    Por escasez de alpiste han sido suspendidos hasta nuevo aviso, todos los vuelos del pajarito azul.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si que hay Crisis , Lucrecia¡¡¡

      NO HAY DERECHO¡¡¡¡

      besos.

      Primero se empieza con los recortes a los pájaros y al final nos recortaran las alas a todos-as-.

      Y ya no habrá ni Aviones que Coger¡¡¡

      Abrazos.

      Eliminar
    2. ¿y ahora, quien le gorjea a Maduro?...

      Pío, pío...

      Eliminar
  7. Ja!!! Pensé que era surrealista. Había leído que la mano caía hacia la cuchara!!! Y era una cucaracha. Hace bien en no pensar volver a ese restaurante hostil. Por lo demás, debiera estar segura, todas las cucarachas van al cielo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Lo primero, espero que el pajarito siga libre y no lo hayas enjaulado, grrrr...

    Es curioso que los ortópteros que tengo en mi campito no me den tanto asco como los ortópteros de ciudad. Será que los de ciudad no hacen cri-cri. Y los roedores de mi campito tampoco me dan asquete como los de la ciudad. Ahora eso sí, las víboras de mi campito me mosquean un poco.

    Disculpa por este comentario tan poco original, pero al menos me apetecía dejarte mi huella, je!

    Un beso desde el mar.

    PD- Mola la canción de Fuerteventura.

    ResponderEliminar
  9. No vuelvo a ir a ese restaurant después de saber que matan cucarachas con la mano. Una pena porque sus "láminas de chuleta de vaca atemperada, sobre cuajada de foigras, ensalada yodada y helado de mostaza" eran de ensueño.

    ResponderEliminar
  10. Estoy totalmente de acuerdo con Bwana.

    ResponderEliminar
  11. anda la cucaracha existencialista jajaja

    de seguro era prima de la otra cucaracha , la que no puede caminar
    porque no tiene , porque le falta, la patita principal...

    feliz fin de semana
    abrazos

    ResponderEliminar
  12. Este texto me encantó, estuve expectante a ver qué se le ocurría a la cuca, pobre. Siempre pensé que terminaría en un plato. ¿Quién sabe si no fue así?
    Viste que la ONU ahora insta (qué palabrita fina me mandé) a comer insectos? Dicen que serán el alimento del futuro para erradicar el hambre. Yo ya me puse a criar mariposas, pero tengo miedo a agarrarme una “empacho de amor”. Todo es muy raro, vio?
    Me gusta esa portada.
    Besos Lucre.
    Mi pésame por el pajarito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El otro día en la sala de espera de pasajeros en el aeropuerto, un alemán le decía un chiste sobre al amor a sus amigos:
      "Quien sentirrr mariposas en el estómago, tenerrr cucarrachas en la cabeza, juju,juuu..."
      Creo que se llamaba Fritz...

      un beso alemán

      Eliminar
  13. todo eso le dio tiempo de pensar a la cucaracha?? total, pa morir aplastá!!

    ResponderEliminar
  14. Jajajajajajaja¡¡¡¡
    A veces es mejor no razonar tanto¡¡¡¡
    Y no sólo lo digo por la difunta cucharacha...también por mí, que no estoy tannnn difunta.

    Espero que el pajarito, no haya volado a Venezuela¡¡¡¡¡¡

    Besossss y lindo domingo¡¡¡

    ResponderEliminar
  15. Jajaja...Glup. Glup...Me gustan tus comentarios.

    Venía de cenar, hoy tuve que comer temprano como las gallinas porque mañana tengo un análisis psico-nosé qué para el trabajo. Venía con mi copita de vino, leo el comentario del Titanic y zas, solté la risa.
    Volviendo al análisis, dicen que me harán pintar a un hombrecito bajo la lluvia, un árbol, una casita (que no debo pintarle humo) y que entre otras cosas tengo que ir sin lavarme el pelo con shampoo y crema de enjuague. ¿Me lo irán a cortar para venderlo para extensiones a los famosos?
    Si ves que no regreso anda al psiquiátrico a buscarme. ¿Tendré que pintarle “pitulín” al hombrecito?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿todavía siguen haciendo esos test psicológicos?
      Un secreto: La casita hazla con chimenea y humo(importante). El árbol que se vean las raíces (muy importante) y el hombrecito con pitulín (no muy pequeño ;-) y sin paraguas.
      (no sé que tendrá que ver el pelo...)

      suerte y besos

      Eliminar
  16. Gracias a todos por vuestros comentarios y preocupación por el destino final de Rosita, la cucaracha.

    abrazos y buena semana para tod@s

    ResponderEliminar

Se aceptan elogios, caricias y maullidos.