SCM Player

17/10/12

pánico real



Al otro día del baile en el palacio, luego de visitar  a  casi todas las damas del reino en vanoel Príncipe, con el zapatito en la mano dice:
-He llegado a la última dama a la que puedo probarle el zapatito de cristal.
Cenicienta exclama: -¡Ooh!... ¡Esa soy yo!... ¡Que alegría!...
Cuando el Príncipe intenta calzarle el zapatito, por ansioso y apurado, se le rompe, cortándole y sangrando la mano en varias partes.
El Príncipe asustado exclama:  -¡Nooo!... ¡Ayuda!... ¡Soy hematofóbico!...
Cenicienta grita:
-¡Quiero el divorcio!... ¡¡Nunca mas iré a esos bailes de mierda del palacio!!...

37 comentarios:

  1. jejeje buen final para un tan requetearchiconocido cuento

    de la que se salvó Cenicienta

    abrazos

    ResponderEliminar
  2. Quién mucho escoge,
    mierda recoge!

    ;)
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese lenguaje no es el de una santa.
      Tendrás que confesarte... ;-)

      besos

      Eliminar
    2. No es mi culpa!
      Es Carlota Joaquina; ella está siempre alrededor y le gusta hablar por mí!
      (También con esta charla de los príncipes y el palacio...)

      besos

      Eliminar
  3. muy delicadito el príncipe, mejor que se busque un mocetón del campo que la haga ver estrellas jajajajjaja
    insisto la culpa tiene disney!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a Disney y Cenicienta, las niñas santiaguinas quieren ser princesas... ;-)

      Eliminar
  4. El zapato era made in china.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que Cenicienta los había comprado en el supermercado chino de L'Eixample... ;-)

      besos

      Eliminar
  5. Un final alternativo que hubiera evitado muchos traumas infantiles.

    Un beso, Lucrecia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay que encontrar alternativas para las niñas, sino todas quieren ser princesas...

      un beso Novicia

      Eliminar
  6. Las príncipes ahora hacen topless y los príncipes van en bolas, borrachos y con disfraces de Hitler..
    Después están los Borbones, matando elefantes con supuestas amantes, rompiéndose las piernas por Egpaña, pegándose tiros en los pies o haciendo negocios sucios abusando de sus cargos....

    Si Cenicienta quiere ser princesa, lo tendrá más fácil en estos tiempos..

    En Egpañistan a sido princesa hasta una tal Esteban, eso si "princesa del melonar" jeje

    Me dan ganas de huir a Francia! joder!!

    Besos burgueses

    Sicilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los tiempos reales han cambiado, pero las cenicientas seguirán siendo cenicientas...

      besos principescos

      Eliminar
  7. Siempre me pareció medio nabo el príncipe...y ahora me lo confirmaste...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre príncipe. Quería encontrar una linda novia.

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Mas gore es el libro que estás leyendo. Cuidado con las pesadillas!...

      Eliminar
  9. Me parece que hizo demasiada fuerza a propósito, logró escapar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Rompió el zapato a propósito? No creo.
      Habrán sido los nervios.

      Eliminar
  10. Es que esos zapatos de cristal simpre han sido muy incómodos, no me extraña que la cenicienta quisiese escaparse. Y mas con lo fácil que era que se rompieran...esos zapatos no estaban hechos para ninguna cenicienta...sino para alguien de poco caminar y poco bailar , alguien que estuvises de adorno...vamos digo yo.

    Bonito cuento: me gustó.

    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ella le calzaba bien el zapato. Se rompió porque había estado toda la noche bailando rock en el palacio.

      abrazo

      Eliminar
    2. Pues no me extraña,a lo mejor el principe preferiría una que no le gustase bailar, creo que se equivocó con la tal Cenicienta, debería de haberse buscado un poste de teléfono que ni hablase siquiera, lo dicho una muñeca de plástico, que ni se moviese ni nada , solo para adornar... y bueno alguna cosa necesaría más, supuestamente...

      jjaja, divertido el cuento.

      Eliminar
  11. Jajaja, y colorín , colorado , este cuento se ha acabado. Para cuando la seguna parte del pie izquierdo, si lo tiene
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay segunda parte. El príncipe ahora está buscando otra princesa, pero que use chanclas de goma...
      (para que no se rompan)

      un abrazo

      Eliminar
  12. jajaja ese cuento dejo la vara muy alta...verdad?
    La princeso pelotuda esperando al principe azul...idealizado..YA NO MAS.
    Besos para ti con cariño.
    mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La princesa no es pelotuda. Es inocente, cándida y virgen. Tres virtudes difíciles de encontrar en las princesas de ahora...

      besos para ti Mar

      Eliminar
  13. La última cenicienta que conocí yacía en un charco de vómito en el medio de la calle.

    Un neso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cenicienta que viste regresaba de bailar y emborracharse de una discoteca de Bellavista. (¿tenía puesto el zapatito de cristal?...)

      un neso+

      Eliminar
    2. Justamente, afuera del Bar Constitución, no tenía puesto el zapatito, pero creo que algún día sí lo llevó puesto.

      Nesazo!

      Eliminar
    3. Bar Constitución, 01:46 am, el zapato se quedó en el bar. Sus sueños también.

      Nesazo!

      Eliminar
  14. Yo ya sty advirtiendo a mi hija que no vea pelis de princesa, q todas eran gilipollas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dile a tu hija que solo vea "Las aventuras de Tadeo Jones"...

      Eliminar
  15. gracias por tu huella
    ten un jueves precioso
    abrazoooo

    ResponderEliminar
  16. El príncipe azul es un soso. Mejor descalzas.

    ResponderEliminar
  17. Que alguien lleve a la horca a ese supuesto príncipe azul ya mismo. Los príncipes de verdad no son nada, y mucho menos hematofóbicos. Aunque quizá la culpa sea de Cenicienta, por haberse metido en el baile equivocado...

    ResponderEliminar

Se aceptan elogios, caricias y maullidos.