SCM Player

6/6/12

amores espaciales



John jadeaba sobre "Liz". Tenía el cuerpo bañado en sudor. Estiró la mano, pulsó un botón del mando a distancia y la máquina sexual perfecta que tenía debajo se paró de repente emitiendo un pitido, como si el espíritu que la animaba hubiera sido expulsado a presión a través de alguna válvula camuflada. Se apartó de aquella imitación de carne femenina y se tumbó sobre la espalda. Estaba exhausto, después de horas de inútil esfuerzo. Llevaba ya demasiado tiempo encerrado en aquella nave, demasiado tiempo perdido en el espacio, y las prodigiosas técnicas sexuales de su único juguete ya no le proporcionaban suficiente estímulo. 
........
Cerró los ojos y le vino a la mente un recuerdo, el de una excursión familiar al lago, cuando era muy joven. La amiga de su hermana. Comenzó a acariciarse el pene, que dejó de encogerse. No recordaba cómo se llamaba. ¿Marilyn, tal vez?...
Le parecía la chica más maravillosa que pudiera existir, pero era mayor que él y simplemente, no le veía cuando miraba en su dirección. Empezó a sonar una balada.
No había ningún otro chico. La amiga de su hermana mecía la cabeza con los ojos semicerrados, transportada a algún paraíso de amor privado.
Dudó durante unos instantes que le parecieron eternos. Estaba agarrotado y por un momento le aterró la posibilidad de que acabara la canción antes de que él se decidiera. 
Pero se atrevió a levantarse.
Finalmente, se acercó hasta ella y la invitó a bailar. Todavía recordaba con exactitud la mirada que ella le dirigió, entre sorprendida y divertida, y como demoró la respuesta, jugando a alimentar su atroz incertidumbre. Ahora sí que estaba excitado. Comenzó a sacudirse con energía. Ella hizo un leve movimiento con la barbilla, abrió los brazos y se dejó caer teatralmente sobre él. El impacto blando de los pechos. El roce de su pelo castaño en la mejilla. La presión de su muslo contra el de ella.
La nariz, que llegó a profundizar entre el pelo rastreando su  intimidad y pudo llenarse de un perfume suave, un olor delicado a flores, un aroma cálido, acogedor...
........

El chorro de semen brotó con tanta fuerza que le impactó en un ojo, después de sobrevolarle el vientre y el pecho. Pero no le importó lo más mínimo ser víctima de un accidente tan ridículo, porque al fin se había elevado por encima de la soledad y recuperaba las sensaciones de los viejos tiempos de la felicidad simple, e incluso conseguía, qué cosa más extraordinaria, culminar ahora lo que nunca había culminado, gozar ahora de lo que entonces no osaba atreverse a gozar. John sonrió feliz...

18 comentarios:

  1. Que maravillosa imagenacion te llevo a un relato bien logrado
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y elogios Lapizlazuli. :-)

      un abrazo

      Eliminar
  2. Está tonto John.

    Seguro que Marilyn hablaba, hablaba y hablaba...
    Mucho mejor Liz!!!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marilyn hablaba mucho, pero Liz era muda y fría. Por eso extañaba a Marilyn... ;-)

      besos

      Eliminar
  3. Habra que buscar tripulaciones mixtas para las misiones espaciales prolongadas, porque si no, aterrizaran en Marte una pandilla de alienados.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He escuchado que la NASA, estaba pensando en enviar en las próximas misiones espaciales algunas chicas del barrio del Raval, para que los astronautas no estén tan solos... ;-)

      un beso

      Eliminar
  4. Supongo signorina!
    Que la falta de gravedad ayudo al impacto en el ojo!!
    O no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. La falta de gravedad aumentó la velocidad del chorro y el impacto en el ojo. John ya ha pedido a la NASA un turno con el oculista a su regreso... ;-)

      saluti

      Eliminar
  5. El problema no estaba en Liz, o en Marilyn; el pajero acá es Jonh!
    Qué tanto lío, mira adonde tuvo que transportarse para lograr el éxtasis, debió quedarse sin pupila! jaja
    Muy bueno!
    Besos Lucre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pobre John!... No te burles de él. Te quisiera ver a ti, seis meses sola en el espacio, vendiendo semillas a algún marciano...
      ;-)

      besos

      Eliminar
  6. Você se expressou muito bem. De tudo, só restou o êxtase. Só?????
    Não, ele era tudo que se buscava. Bjs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre João, só querido um pouco do éxtase e finalmente encontrei... ;-)

      beijos

      Eliminar
  7. La ida de follar a mi pies del globo azul, de estar suspendido junto a las estrellas y perder el clima recordando a una x; bueno por algo los tíos estamos en tan mal concepto.
    Me gusto la foto son el buen Spok.

    Saludos.

    http://youtu.be/E206ROAYSEE
    +
    http://fuecasialcomenzar.blogspot.com/
    +
    Viaje [x] la colgadera
    =
    Tripp completo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto tiempo mirando solo las estrellas, que para tener compañía tuvo que recordar una anécdota juvenil.

      saludos

      Eliminar
  8. y habrá muñecos varones??? estoy empezando a jartarme de los de carne y hueso.... ;)
    por cierto el relato fabuloso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No digas eso Juana. A ver si te mandan al espacio para encontrar un muñeco mas atractivo que los de la Tierra... :-)

      Eliminar
  9. Creo que hay momentos en la vida que no es posible direcionarmos el resultado del amor, en este caso un golpe en el ojo :))) se había marcado para siempre! Me gustó mucho tu historia!
    Un beso muy grande

    ResponderEliminar
  10. Hay momentos en que necesitamos encontrar el amor de cualquier manera, hasta con la imaginación y el recuerdo... ;-)

    un beso

    ResponderEliminar

Se aceptan elogios, caricias y maullidos.