SCM Player

10/8/13

ruidos



Elisa, sin comprender, escuchaba que varios aparatos de radio comenzaban a funcionar a todo volumen por toda la casa y al mismo tiempo, haciendo un ruido infernal.
Desesperada, intentó apagarlos, pero no podía lograrlo con todos, pues otras radios comenzaban a escucharse en lugares impensados: dentro de los cajones, sobre el refrigerador, en el baño, debajo de la cama... Se empecinó en apagarlos de a uno, pero era una tarea agobiante. Cuando conseguía silenciar o desconectar algunos, otros aparecían con su sonido estridente. En un momento,  el ruido se convirtió en estruendo. Ella ya no soportaba mas y estaba a punto de desmayarse.
...
De pronto y sin explicación, todo cesó y el silencio fue tan brusco, que Elisa despertó sobresaltada.
Ya no pudo conciliar mas el sueño.
...
Para entretenerse, encendió la radio...

24 comentarios:

  1. Para muchos, el silencio es el sonido más difícil de soportar. A mí me encanta, aunque pocas veces puedo disfrutarlo.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Alís!. Agradable sorpresa me has dado, ¿como estás?...
      ¿Julia y Violeta ya tienen novio?...

      abrazos

      Eliminar
    2. Pronto lo tendrán. Cumplen dos años este domingo, y con lo precoces que son ahora los niños no me cabe duda de que pronto se echarán uno.

      Disfruta de tus vacaciones

      Eliminar
  2. Menos mal que no soñó que se moría!
    (Por eso dicen que hay que cenar “liviano”)

    Besos Lucre

    Eso le pasa por andar sacándole fotos a las estatuas jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No. Esa noche, mientras escuchaba en la radio el resumen de las noticias del día, comía y comía... luego llegó la pesadilla. (creo que escuchaba en todas a la vez a la reina Cristina)

      besos

      Eliminar
  3. Esas pesadillas suelen ser así y espacialmente cuando se cenan hamburguesas de burger. Lo mejor es levantarse y mirar cómo la Luna atrae a masas inmensas de amantes de lo lunático. Por tal razón a la Luna en vascuence se le denomina IL ARGIA o "Luz de los muertos".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que cenar liviano para tener pesadillas agradables.

      Izarrak hor daude, begiratu besterik ez duzu...

      Eliminar
  4. Excelente relato, Lucrecia.

    ResponderEliminar
  5. Recomendaría a Elisa, además de una cena frugal como ya se ha dicho aquí, que se tapara los oídos con unos algodoncitos encerados de esos que se usan en las piscinas.
    Garantizo que dormiría sin ruidos.

    ResponderEliminar
  6. es que elisa es así, un poco ambivalente, bipolar, paradójica, ambisiniestra... sé porque lo digo!

    ResponderEliminar
  7. No me hace falta que suenen todas las radios de casa a la véz para sentirme angustiado. Con escuchar las noticias en una sola tengo mas que suficiente.

    Un beso en noventa y seis coma nueve kilociclos.

    ResponderEliminar
  8. Hoy no ceno, no escucho las noticias en la radio...ni en el T.V...que yo soy ms de eso
    La pesadilla sería sonidos e imágenes!! Ufffff!!!

    Besotesssss

    ResponderEliminar
  9. Es confuso cuando no podemos escuchar nuestro propio sentir, nos llenamos de ruido porque sabemos que el silencio puede mostranos el dolor del cuerpo y del alma. Permitimos que el ruido ocupe nuestro espacio por miedo a los latidos y sus significados.
    Un gusto haber llegado hasta aquí a través de un blog amigo.
    saludos desde Colombia

    ResponderEliminar
  10. mientras no serán televisores!!

    ResponderEliminar
  11. hay que pachanga!!!
    yo habría invitado a todo el barrio y armar la tremenda salsoteca , sintonizaría todos los aparatos en un solo díal, así el música sería total

    abracitos

    ResponderEliminar
  12. Órale que buen final, paranoia exquisita.


    Un saludo Lucrecia.

    ResponderEliminar
  13. me pasa lo mismo, soy una rata de ciudad, necesito el ruido, el kilombo...

    por algo me encanta Mar del Plata, playa y ciudad... salu2...

    ResponderEliminar
  14. jajaja, magustau. Personalmente me molestan los sonidos que rompen el silencio absoluto, como un vino derramándose en una copa o un chinchín sin banda sonora que lo acompañe.

    Beso sin ruido.

    ResponderEliminar
  15. Desesperante, sueño y vigilia... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Todas esas radios están en tu cabeza verdad?

    No me importa Lucrecia.

    Yo cargo contigo si hace falta.
    No voy a dejar que te encierren con Terremoto y este se propase contigo.

    Antes lo/me mato.

    Oye, lo estoy releyendo y parece el comentario de un auténtico loco eh, jajajjajajja


    Bueno, respira feliz que ya he vuelto tonta...

    Jajajjaja

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. jijiji lo de la reina Cristina, es que hay noticias que las repiten millones de veces y lo peor...que son las que a pocos les interesa.
    Un abrazo grande y dulces sueños jiji
    mar

    ResponderEliminar
  18. En mi bolso tengo unos auriculares de oídos, "in-ear", en casa otros, de modo que te puedes hacer una idea de como estoy enganchada a la radio. Pero pasé la etapa de la música -40 principales, cadena cien, kiss fm...-, ahora es la Ser, la que entretiene mis horas libres. La noche no la conozco, porque todavía duermo pero durante el día, cualquier momento es bueno para escuchar la radio. Será que no me gusta estar completamente sola o que me gusta más escuchar que hablar??

    un abrazo :)

    ResponderEliminar
  19. ese amigo, el silencio.
    abraccio con ron.
    CHE

    ResponderEliminar

Se aceptan elogios, caricias y maullidos.