SCM Player

12/11/12

olvido



Mario viaja en el metro,  hacia el Centro. Las doce del mediodía. Se pudo sentar. Apenas lo hizo, le vino a la mente lo de: "si viajas en metro, entras gratis a los museos". Trató de disimular una sonrisa. Cuando levantó la vista la vió. Ella estaba sentada enfrente, con las piernas cruzadas. Tenía puesta una falda azul estampada y una campera de cuero negra y zapatos negros de tacón bajo. La pierna de arriba le daba patadas rítmicas al aire, como tratando de librarse de algo que iba y venía. Patadas enérgicas, un poco sorprendentes en alguien que por lo demás estaba en calma, miraba hacia ninguna parte y no tenía enemigos a la vista.  A cada momento parecía que el zapato iba a salir despedido, e iba a caer más o menos a sus manos, inocentes.
Tendría unos veintidós o veinticinco años y ese tipo de labio superior  grueso, similar a esa famosa actriz francesa que ahora no recordaba el nombre.
Clavado en el lado izquierdo de la nariz llevaba una especie de botoncito plateado, del tipo que siempre le hacía pensar si no les dificultaba sonarse los mocos, un bolso de tela verde
y un sobre grande blanco.
En las manos, cruzadas sobre el bolso, dos anillos en cada mano, dos plateados y dos de color dorado.
La seguía observando con disimulo. De pronto la pateadora se levantó y presurosa descendió en la estación Rubén Darío.
Mario, sorprendido,  la vió por un instante como subía las escaleras y desaparecía de su vista.
........
Los vagones eran raros, nuevos, nunca los había visto. Tenía la sensación de estar en otra ciudad y que los pasajeros hablarían en otro idioma. Pero nadie hablaba otro idioma.
Mario pensó que si se hubiera sentado a su lado, habría podido hablar con la pateadora, quizá hasta la habría invitado a tomar un café...
Descendió en la Puerta del Sol. Caminaba hacia la tienda con una sensación desagradable.
No podía recordar el nombre de la actriz francesa de los labios gruesos...

34 comentarios:

  1. ahhh los olvidos siempre dejan ese sabor
    pero se pasa en otro pensamiento
    lo de los aritos en la nariz pues no molestan
    lo sé de experiencia propia
    aunque ahora no los use jejeje

    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ciertos olvidos tienen un sabor agradable cuando los recuerdas...

      abrazo

      Eliminar
  2. Entre fantasía y olvido, muy bien logrado el relato
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre fantasía y olvido tuvo un viaje matinal entretenido...

      Eliminar
  3. Invitarla a un café....... ¿es que acaso los hombres nos estamos volviendo mimos?.......

    Un café.......



    Nesos Azzules.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Nunca tomaste un café con vainilla en Starbucks, con alguna señorita?. Es un buen compañero para charlar y hacer planes...

      nesos azzules

      Eliminar
  4. O quizás la pateadora hubiera chutado a Mario si este le hablaba...

    Nunca se sabe.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas pateadoras de los metros, son una incógnita. Si te le acercas, lo debes hacer con cuidado...

      besos

      Eliminar
  5. Es que los viajes en metro le dan mucha vida a la imaginación. Si observas un poquito, puedes imaginar cantidad de historias...
    Me ha gustado mucho, Lucrecia.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si observas con detenimiento a los pasajeros del metro, te puedes imaginar muchas historias como para publicar varios cuentos...

      un beso

      Eliminar
  6. Habrá estado en otro plano...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. creo que estaba en segundo plano...

      Eliminar
  7. yo me he encontrado en esa situación varias veces, encontrarme a un chico estupendo y mirarlo y remirarlo..... definitivamente hay que ser más atrevida!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira los chicos que te habrás perdido por perder tanto tiempo con el chiringuito, en lugar de viajar mas en metro... ;-)

      Eliminar
    2. lucreia, en Córdoba no hay metro..... pero si un montón de chicos guapisimos

      Eliminar
    3. ¿Como que no hay metro? ¿No tienen el Metro Lineal?...

      Eliminar
  8. Te imaginas que un día no muy lejano, nuestro metro conecte con el de París? Sería alucinante! viajar a Francia y otros paises bajo tierra!
    Pero un poco agobiante....

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Aahh, no llega a París? Una vez tomé el metro de la línea 10 en Tres Olivos y después de la Puerta del Sur siguió hasta los Pirineos, pasamos por debajo y llegamos a la ciudad de Pau, en Francia. ¡Fué un viaje alucinante!... ;-)

      besos

      Eliminar
  9. Eso tienen los vagones del metro, son un poco aburridos y la gente intenta distraer la imaginación un poco.

    Besos, bonito relato.

    Bueno lo del olvido se puede tomar en muchos sentidos, Lucrecia,me refiero como título del relato, no obstante me resulta poético tu relato.

    Seguro que hay algo que me se escapa...como siempre en tus relatos. ya lo averiguaré.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viajar en metro te hace "viajar" la imaginación...

      bss

      Eliminar
    2. pero, como para todo, esto que dije es relativo también.

      Eliminar
  10. Los chicos guapos no escapan de mi mirada. Para cuando se hayan ido ya me habré dado una ración de vista. Debemos aprovechar las oportunidades . El tren de la vida nos lleva de viaje : solo de ida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A los chicos guapos no hay que mirarlos solamente.
      Hay que atraparlos y secuestrarlos por unos días... sino pierdes el tren... ;-)

      Eliminar
  11. muchas gracias por tu huella
    abrazos y feliz martes 13
    :D

    ResponderEliminar
  12. Gracias Elisa, igual para ti.
    Hoy no tengo pensado ni embarcarme ni casarme(¡!)...

    abrazos

    ResponderEliminar
  13. cuando me pasa eso de no poder recordar algún nombre estoy todo el día intentando recordar y cuando lo hago siento felicidad... también pienso en aquél día cuando ya no logre recordar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A todos no sucede algo parecido con los recuerdos.
      Pero al final la mente lo encuentra y te lo trae.
      Cuando no lo recordemos mas, se lo preguntaremos a la enfermera del geriátrico...

      Eliminar
  14. Otro...que perdió el tren jajaja!...y no sólo la memoria jajaja!
    Buen relato...con final muyyyy existencial y general- somos muchos los que sufrimos de olvidos y perdemos trenes de oportunidad- Pero muy bien escrito!!!

    Besotessssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las oportunidades que dejas pasar, no las volverás a encontrar y los olvidos no volverán...

      besos

      Eliminar
  15. me cuelgo de tu comentario
    las oportunidades que dejas pasar... las toma otro u otra, ya que nunca se pierden (oportunidades) , los que pierden son quienes no las aprovechan

    gracias por tus huellas
    feliz huelga !!!

    ResponderEliminar
  16. Al menos el fulano consiguió darse una buena ración de piernas. Valió la pena el viaje.

    ResponderEliminar
  17. si valio la pena el viaje...mi Lucrecia linda, sabes mi post és un huracan de gran depresion....
    te queiro mucho!

    ResponderEliminar
  18. Foi um prazer enorme conhecer seu blog
    através de blogs de amigas em comum.
    lindo seu post .
    Convido a conhecer meu blog onde somente posto textos de amigos.
    Beijos,Evanir.

    ResponderEliminar
  19. Es una pena. Nadie ya liga ni sonríe, en el Metro.
    Todo es efímero cruce de miradas...

    ResponderEliminar

Se aceptan elogios, caricias y maullidos.