SCM Player

26/9/11

Incidente en el desierto


Una mañana, en el desierto del Sáhara, iban un hombre, el hijo y un perro en una camioneta.
De pronto la camioneta reduce su marcha y se detiene.
Descienden los tres y el hombre se pone a revisar el motor.
De improviso se les acercan dos camellos y uno de ellos le dice:
"Me parece que la bomba de agua está perdiendo...le tienes que poner pasta de juntas o mejor cambiar la bomba..." ¿Nos puedes llevar hasta Argel?...
Al ver que el camello hablaba, aterrados los tres, el hombre, el hijo y el perro, salieron corriendo raudamente.
Cuando ya habían recorrido casi un kilómetro por las arenas, se detienen y casi sin aliento, el perro le dice al hombre:
"Puta madre, ese camello hijo de puta sí que nos asustó..." 

24 comentarios:

  1. Jajaja no he dejado de reir, me encanto. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. jajajajaja...Es verdad!!! . Verónica

    ResponderEliminar
  3. No es lo mismo que hable un perro que un camello, jajjajaja

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Asu!! qué tal alucinación!! parece que hubieran tomado agua de san Pedro. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. jjajaja :-) Me gusta la foto que tan bien acompaña al texto...

    ResponderEliminar
  6. si es que!!! el sol en la cabeza hace estragos!!!! ja, ja, ja, que bueno!!!!

    ResponderEliminar
  7. el perro es de la familia, ya tienen confianza.... jajaja

    ResponderEliminar
  8. Que hable el perro tiene un pase por aquello de la obeciencia al amo.Lo del camello es fuerte. ¡En este mundo,aún nos queda tanto por descubrir...!

    ResponderEliminar
  9. Lucrecia.

    Eres ingeniosa hasta decir basta. Me gusta mucho tu humor.

    Gracias. eh?

    ResponderEliminar
  10. Amig@s:

    Si viajas por el Sáhara en coche y tienes algún percance mecánico en el camino y te cruzas con algún camello: no te preocupes ni le temas. Con seguridad te aconsejará mejor que cualquier mecánico de Madrid...

    abrazo a tod@s

    ResponderEliminar
  11. Lucrecia.
    Con tu permiso me hecho seguidora de Blog, ¿hay algún problema?
    Gracias.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. mujer imagen*:
    Por favor,ningún problema. Simplemente me tienes que depositar 50 euros por semana en mi cuenta y puedes hacer comentarios sin límites...;-)

    saludos

    ResponderEliminar
  13. jajajajajajajajaja
    Tus escritos y comentarios, son geniales como tú.
    No puedo parar de reír...
    jajajajajajajajaja
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  14. Scarlet2807*:
    No te rías mucho que puedes terminar igual que la fiebre y el amor (en la cama)...;-)

    baci

    ResponderEliminar
  15. Tiempo sin leerte Lucrecia, hoy te asomo con camellos incluidos a mi ventana.
    Besos desde el Sur

    ResponderEliminar
  16. Lucrecia:
    ¿50 euros?? Vaya, y eso que estamos en tiempos difíciles, nena.

    Saluditos.

    ( ya me endeudé)

    ResponderEliminar
  17. muy bueno...quiero fumar lo mismo que el perro...

    ResponderEliminar
  18. Angel*:
    Gracias Angel, recién lo he visto... :-)

    abrazo

    mujer imagen*:

    No te preocupes, te haré una promoción sin cargo hasta diciembre... ;-)

    saludos

    prometeo*:
    Creo que el perro fuma una mezcla de chía y maca... ;-)

    saludos

    ResponderEliminar
  19. Jajaja,pues más se van a asustar como no vuelvan pronto.Ese desierto no perdona.Un beso Lucrecia.

    ResponderEliminar
  20. jajajaj, genial amiga, me encantó... la foto es impresionante.

    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Bosón de Higgs*:
    El desierto, si no estás habituado, es muy peligroso, es conveniente ir acompañado por un perro. :-)

    un beso

    Carlobito*:
    La foto es muy buena. Todo se consigue gugleando...;-)

    saludos

    ResponderEliminar
  22. Históricamente, el hombre tiene al perro como fiel compañero. Por eso no hay asombro ;)

    Muy ocurrente lo suyo, me gustó mucho!

    Besoss!

    ResponderEliminar
  23. Flor S*:
    Que el fiel compañero del hombre hable, no debe asombrarnos, pero que lo haga un camello, debe asustarnos... ;-)

    besos

    ResponderEliminar

Se aceptan elogios, caricias y maullidos.